Crivial 2016

Vidrio inastillable

 

El vidrio laminado o inastillable, es un tipo de material que se fabrica a partir de dos láminas de vidrio unidas en su superficie a base de resina o PVB (Poli Vinil Butiral). El resultado de esta unión es un vidrio "monolítico" que al romperse impide que los fragmentos de vidrio se desprendan, además de mantenerse sujeto a la estructura que lo soporta.

Estas características hacen que se le considere un vidrio de seguridad. Sus principales ventajas son: evita lesiones a las personas cuando se presenta una fractura ya que no desprende ningún fragmento y en segundo lugar, no pierde su funcionalidad aunque esté roto debido a que se mantiene firme en el lugar donde de está colocado.

Además, es un material que mantiene su transparencia y calidad, tal y como si fuera un vidrio de una sola pieza.

Por lo anterior, este tipo de vidrio es ideal en lugares dónde se requiere la limpieza, transparencia y estética del vidrio, con un alto nivel de seguridad, tanto para las personas, como para los contenidos.

Se pueden elaborar vidrios inastillables o laminados a partir de vidrios templados, brindando una enorme resistencia a las piezas. Es así como podemos obtener piezas de vidrio que pueden ser utilizadas en pisos suspendidos o bien, como huellas de escaleras.

De esta misma tecnología, surgen los vidrios blindados, que no son más que vidrios laminados que incorporan más láminas de vidrio, hasta lograr la resistencia deseada. Es decir, son vidrios formados por 4, 5 o 6 láminas de vidrio pegadas una a otra.

El vidrio craquelado, a su vez, es un vidrio laminado formado por tres láminas de vidrio templadas, en el que se fractura con un punzón la pieza central, misma que se fragmenta en miles de partículas, que quedan a trapadas entre las dos láminas de vidrio exteriores, brindando una belleza poco común, con un alto grado de seguridad.

Conozca nuestros productos

 ventanas de aluminio  barandales de cristal  domos
 canceles para baño  fachadas  otros productos