Crivial 2016

Cristales adecuados para ventanales grandes


Los ventanales grandes ayudan a obtener una mayor fuente de luz, además de convertirse en un elemento principal si hablamos de la decoración y espacio dentro de la casa.

Pero unos ventanales grandes con un cristal inadecuado puede ser un problema debido a un mal aislamiento (acústico o térmico), es por ello que a continuación explicaremos la función de un buen vidrio para que tu ventana que además de aportar un plus en decoración y espacio a tu casa, tenga un correcto aislamiento con el exterior.


En qué debemos de fijarnos a la hora de elegir el cristal

La temperatura que haga en el lugar donde nos encontremos y la orientación de nuestra casa son las primeras variables que debemos tener en cuenta. Es por ello que, si por ejemplo, en el lugar donde vivimos hace frío, se debería optar por cristales de aislamiento térmico reforzado; y si la orientación de nuestra casa es sur, vidrios de aislamiento térmico reforzado en nuestra ventana nos mantendrá a salvo del calor.

“El aislamiento térmico reforzado supone tanto un ahorro energético como económico.”

Con unos ventanales grandes compensa utilizar ventanas que suponen un importante ahorro a la hora de pagar facturas de gas o electricidad, pero sobre todo por lo que significa una menor contaminación, ya que este tipo de aislamiento disminuye las emisiones de CO2. Pero no solo sirve para lugares fríos, ya que también aísla del calor  gracias a su doble acristalamiento, separados por una cámara de aire o de gas argón.

Ahora bien, una vez que sabemos qué modelo puede servirnos, debemos de analizar los diferentes tipos de vidrios que hay y cual se adaptaría más a nuestras necesidades.

 Tipos de vidrios para ventanales grandes

Existe una gran variedad de vidrios a la hora de elegir para los ventanales grandes.  Podremos elegir entre vidrios monolíticos, vidrios laminados, vidrios templados,  vidrios mate, y los más recomendables, vidrios ensamblados en dobles acristalamientos.

  • Los vidrios monolíticos son aquellos que no tienen una calidad muy alta y se instalan debido a su bajo coste. No son muy recomendables ya que este tipo de vidrios en ventanas grandes no aislaría a la vivienda no del frío ni del calor.

  • El  vidrio laminado es mejor aislante debido a que tienen dos o más planchas de vidrio, entre los cuales se coloca un pvb (butiral de polivinilo), que evita el desprendimiento del vidrio en caso de rotura. Se consideran de seguridad por su gran resistencia y su dificultad a la hora de romperse. Este tipo de vidrios no sería el adecuado para grandes ventanales dentro de una casa sino van combinados con otros elementos de seguridad, o en un doble acristalamiento.

  • De un vidrio muy resistente a otro que además es muy seguro: el vidrio templado. Este tipo de vidrio es fuerte y resistente con la peculiaridad de que si se rompe lo hará en pequeños trozos y evitarán grandes lesiones y cortes. Sería el más adecuado si en nuestra casa los grandes ventanales estuviesen cerca de la calle, aunque es más utilizado para patios o terrazas.

  • Los vidrios mate son aquellos tipos de vidrio que son translucidos y que no dejan manchas de dedos sobre ellos. Difumina la luz. Son por ejemplo utilizados en cuartos de baño.

  • Por último los vidrios de doble aislamiento son aquellos que están formados por un par de vidrios y entre los mismos hay una cámara de aire sellada herméticamente que ayuda a que el aislamiento térmico sea mayor.

“Para ventanales grandes no es suficiente elegir un vidrio de doble acristalamiento con vidrios simples, lo recomendable es que los dos vidrios sean los conocidos como bajo emisivos,es decir, de Aislamiento Térmico Reforzado lo que nos permitirá obtener un confort dentro del hogar mucho mayor reduciendo la transferencia de calor y frío con el exterior”